دانلودموزیک ویدئوی جدید آرمین 2AFM به نام شبا کجایی
Search
Persian Movie / Tv-Series
View more post in this section
دانلود فیلم امتحان نهایی
امتحان نهایی
دانلود سریال عاشقانه
عاشقانه
دانلود فیلم خط کج
خط کج
دانلود فیلم هلن
هلن
دانلود سریال شهرزاد فصل دوم
شهرزاد
Advertisment
Add your ads here


فول آرشیو فارسی
 
فول آرشیو ترکی

موزیک ویدئوی جدید و فوق العاده زیبای آرمین ۲AFM به نام شبا کجایی ….

دانلود با لینک مستقیم : کیفیت عالی Full HD 1080

 

            Armin 2AFm – Shaba Kojayi

  دانلود با لینک مستقیم : HD 720

 

          Armin 2AFm – Shaba Kojayi

 

  دانلود با لینک مستقیم :۲۴۰ جهت پخش در گوشی همراه

 

          Armin 2AFm – Shaba Kojayi

 

  دانلود با لینک مستقیم : کیفیت ۱۰۸۰ بدون تگ مخصوص کاربران وی ای پی

 

         Armin 2Fm – Shaba Kojayi 

 

 

برای دانلود مستقیم و دریافت اشتراک طلاییاینجا کلیک کنید (خرید user و pass )

 

برای دانلود با سرعتی بالا بهتر است از تک استفاده نکنید…

جهت دانلود آدرس یاب تک ترانه اینجا کلیک کنید

برای دانلود پر سرعت نرم افزار اینترنت دانلود منیجر رو از اینجا دانلود کنید

برای پخش موزیک های سایت از نرم افزار Jet Audio استفاده کنید برای دانلود این نرم افزار کلیک کنید

برای پخش موزیک ویدئوها و فیلم ها با کیفیت عالی و بدون مشکل از نرم افزار KM Player استفاده نمایید برای دانلود اینجا کلیک کنید

برای به اشتراک گذاشتن این مطلب از بلوک روبرو استفاده کنید تا دوستانتان نیز از مطالب سایت استفاده کنند

در صورت خرابی لینک دانلود در بخش نظرات همان پست اعلام نمایید تا سریعا رسیدگی شود…

danger-icon منبع :  / منتشر کننده : وب سایت تک ترانه

2 people like this post
Share Music : دانلودموزیک ویدئوی جدید آرمین ۲AFM به نام شبا کجایی
دانلودموزیک ویدئوی جدید آرمین ۲AFM به نام شبا کجاییکد QR مطلب
Bia2Clubکد QR سایت
elyana نظر داده است

عالیه بقران ممنون تک ترانه…:**


ehsanehsan1374 نظر داده است

^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)^)


Alon_Love نظر داده است

عاغا واقعا دستتون درد نکنه
مررررررررررررررررررررررررررررررررررررررررررررررررررررررررررسی
عالی بوووووووووووووود



Your name :
E-mail acc :
Website A :

به نکات زیر توجه کنید

نظرات شما پس از بررسی و تایید نمایش داده می شود.
لطفا نظرات خود را فقط در مورد مطلب بالا ارسال کنید.
فول ویدیو فارسی
فول ویدیو ترکی